mentira.es.

mentira.es.

Cinco casos famosos de obras de arte falsas y cómo se descubrieron

Introducción

En el mundo del arte, existen numerosos casos de obras falsificadas que han llegado a pasar inadvertidas durante un tiempo. A veces, es el mismo artista quien intenta hacer pasar sus propias obras como auténticas, mientras que en otras ocasiones son los coleccionistas o marchantes quienes tratan de engañar a los compradores con piezas falsas. En este artículo, vamos a profundizar en cinco casos famosos de obras de arte falsificadas y explicar cómo fueron descubiertas.

El caso de Han van Meegeren y sus falsificaciones de Vermeer

Si hay un caso clásico de falsificación artística, ese es el de Han van Meegeren. Este artista holandés logró engañar al mundo del arte durante años con sus falsificaciones de Vermeer. Van Meegeren se hizo famoso por su habilidad para copiar el estilo y las técnicas utilizadas por el pintor holandés del siglo XVII. En 1945, tras ser capturado por las autoridades alemanas por colaborar con el enemigo, Van Meegeren confesó haber pintado las llamadas "Vermeers de Van Meegeren". El artista había creado esas obras falsas en los años 30 y 40, y había vendido algunas de ellas a coleccionistas importantes de la época, incluyendo al general nazi Hermann Göring. La falsificación de Van Meegeren fue descubierta gracias a los avances científicos en el análisis de las pinturas, que permitieron demostrar que los pigmentos utilizados en las obras falsas eran incompatibles con la época de Vermeer.

Las técnicas de falsificación de Han van Meegeren

Van Meegeren empleó diversas técnicas para crear sus falsificaciones de Vermeer. Estudió las técnicas y los pigmentos que usaba el pintor, y reprodujo con precisión los tonos y colores característicos de su paleta. Además, envejeció las telas para que parecieran antiguas y utilizó barnices especiales para dar un aspecto auténtico a sus obras.

Falsificaciones de Jackson Pollock

Jackson Pollock es conocido por sus pinturas abstractas y expresivas, pero también lo es por su estilo de vida complejo y problemático. La vida del artista ha inspirado numerosos libros y películas, incluyendo una película que se centra en la historia de su falsificador. En 1995, Alex Matter intentó vender una colección de obras de Pollock que supuestamente habían sido descubiertas en una granja en Long Island, Nueva York. La colección fue examinada por expertos, quienes declararon que las obras eran falsas. La investigación llevó a la detención de Matter y a la revelación del complicado proceso de falsificación que había involucrado la creación de lienzos viejos y el uso de pinturas que eran completamente ajenas a las utilizadas por Pollock.

El proceso de falsificación de Matter

Matter compró pinturas baratas en el mercado y las escaneó para reproducir las imágenes con métodos digitales. Utilizó lienzo viejo y pinturas modernas para reproducir el estilo de Pollock, y sus falsificaciones pasaron a formar parte de una colección que sorprendió a muchos expertos. Los investigadores descubrieron que Matter había creado sus falsificaciones en los años 80, en el apogeo de la demanda de obras de arte del expresionismo abstracto.

Los retratos de Picasso falsificados por Wolfgang Beltracchi

Wolfgang Beltracchi y su esposa Helene fueron condenados a largas penas de prisión por su robo y falsificación de obras de arte, incluyendo varias falsificaciones de Picasso. Los Beltracchi ya habían vendido muchas de sus falsificaciones a coleccionistas importantes, que pagaron grandes sumas de dinero por las obras. El caso de Beltracchi es interesante porque se centró en la producción de obras completamente nuevas en el estilo de los artistas que estaban falsificando. En el caso de los retratos de Picasso, Beltracchi logró engañar a los expertos con obras que afirmaban haber sido pintadas por el artista español entre 1904 y 1943.

El modus operandi de Beltracchi

Beltracchi utilizó técnicas como el envejecimiento de las telas utilizadas para sus falsificaciones de Picasso, así como la imitación de las firmas y los sellos de autenticidad de los artistas originales. También contó con la ayuda de su esposa, que creó documentos falsos para respaldar sus obras.

El caso de las falsificaciones de arte chino de Mark Lugo

El caso de Mark Lugo es interesante por dos razones: primero, porque sus falsificaciones eran de arte chino y, segundo, porque robó algunas obras antes de intentar vender las falsificaciones. Lugo fue arrestado en 2011 en San Francisco por robar varias obras de arte, incluyendo una escultura de Pablo Picasso, de un galerista de la ciudad. Como parte de la investigación sobre el robo, se descubrieron varias obras falsificadas de arte chino que Lugo había intentado vender a coleccionistas privados. Lugo había aprendido a falsificar el arte chino durante un viaje a China en 2010.

Las técnicas de falsificación de Lugo

Lugo reconoció haber falsificado varias obras de arte chino utilizando pinturas modernas y marcadores permanentes. También había copiado elementos de obras de arte chinas existentes, cambiando pequeños detalles para hacerlas más auténticas.

Las falsificaciones de Ernst Ludwig Kirchner de Otto Wacker

Otto Wacker fue un coleccionista de arte y galerista de la década de 1920 que también fue conocido como falsificador de arte. Wacker creó varias obras falsificadas de Ernst Ludwig Kirchner, un artista expresionista alemán, que logró vender a coleccionistas importantes de la época. Las falsificaciones de Kirchner de Wacker eran notables por su calidad y realismo. Muchos expertos pensaron que eran auténticas hasta que Wacker reveló que él mismo las había creado.

Las técnicas de falsificación de Wacker

Wacker comenzó sus falsificaciones utilizando la técnica del grabado en madera, que podía utilizarse para crear copias de obras existentes. Sin embargo, pronto descubrió que podía vender más pinturas si las hacía con técnicas más modernas y convincentes, por lo que comenzó a utilizar técnicas de impresión en relieve para crear sus falsificaciones.

Conclusiones

En conclusión, estos cinco casos de obras de arte falsas son solo una muestra de la complejidad del mundo del arte y de los esfuerzos que las personas están dispuestas a hacer para engañar a los compradores. Sin embargo, estos casos también demuestran la importancia de los avances científicos y la vigilancia de los expertos en la identificación de las falsificaciones. En cualquier caso, siempre es importante verificar cuidadosamente la autenticidad de una obra de arte antes de realizar una compra, especialmente si se trata de una obra destacada y costosa. La información y recursos pueden encontrarse en museos, galerías o expertos independientes.